Daño cerebral anóxico con brillo post-brillo 1

En la costa sur de España, en lo alto de un acantilado sobre una playa aislada conocida solo por los excursionistas más aventureros, se encuentra un monasterio que es casi tan antiguo como las rocas de las que está hecho. Y dentro de estos muros antiguos hay una orden de monjes cuyo nombre es incluso un secreto guardado de la mayor parte de su propio rebaño. Lejos de las influencias de la sociedad moderna y de todas sus trampas, sus creencias se han desprendido de la fe original que construyó los salones que alguna vez fueron sagrados. Es su creencia de que pueden permitirse los pecados y las tentaciones del hombre siempre y cuando eliminen esa suciedad de sus almas en la ocasión especial de una luna azul. Aproximadamente cada tres o cuatro años, cuando un mes tiene dos lunas llenas de nanoxia ncore retro amazon, la segunda de esas lunas llenas se llama luna azul. Y cuando eso sucede, estos monjes encuentran a un sujeto vivo desprevenido para convertirse en el receptor de sus pecados, un recipiente que será sacrificado, arrojando todas sus impurezas a las profundidades del infierno. Y en un día no hace mucho tiempo, un desafortunado joven adorador del sol se vio atrapado en el oscuro brillo de los síntomas de un ataque de ansiedad de luna azul.


La tanga de Arsenio brillaba intensamente contra su apretada carne bronceada mientras luchaba por contenerla y es abundante la virilidad. La honda de lycra blanca transparente usualmente se pierde cuando un hombre que quiere adorar completamente su físico escultural se lo quita. No discriminó por edad, raza o apariencia; Todos fueron bienvenidos. No fue la vanidad, sino la alegría y el aprecio de su impresionante belleza lo que lo motivó a ser un juguete para ser disfrutado por todos. Pero, en un día fiel, él eligió hornear al sol justo al otro lado de la sombra del monasterio de la morada del acantilado lleno de corazones malvados. El resplandor brillante de su tanga se reflejó brillantemente en ojos oscuros que se enfocaron bruscamente en él desde lo alto. Incluso sin el telescopio que usaban para estudiarlo, los monjes podían ver a través de la tela que su tanga estaba completamente llena con la promesa de una generosa dotación. Arsenio pasó poco tiempo al sol antes de que seis de los monjes profanos caminaran por su camino privado hacia la playa. Los síntomas del daño cerebral anóxico del niño notaron la extraña visión de seis monjes en una playa, pero aún así optaron por enviar una mirada de bienvenida a las figuras encapuchadas y en túnicas que se dirigían hacia él. Su curiosidad experimental fue asomada, causando que el contenido de su tanga se hinchara de anticipación. Poco sabía que estos monjes habían abandonado hace mucho tiempo la misión original que los unía.

Cuando la procesión de hombres llegó a la cima del acantilado, Arsenio llegó a los límites de su capacidad para contener su orgasmo y se bañó a sí mismo y a los hombres debajo de él en una cascada de esperma, y ​​todo se logró sin que los monjes pusieran un solo dedo encima. su polla Su joven cuerpo se flexionó y se contorsionó violentamente casi haciendo que los monjes lo dejaran caer. Los monjes bajaron el tratamiento de arsenio solo con encefalopatía isquémica hipóxica lo suficientemente bajo como para que pudieran lamerlo. Cuando el clímax de Arsenio se desvaneció, el niño se detuvo en el nido de armas cuando los hombres reanudaron su marcha y llevaron al chico abrumado a los confines oscuros del monasterio, el calor del sol se derramó de su cuerpo dando paso a un frío sombrío. Sus ojos tardaron demasiado en adaptarse a la oscuridad y no pudo ver las cadenas que colgaban del techo. Arsenio pensó que estaba a punto de hacer una última reverencia cuando los monjes lo pusieron en pie y levantaron los brazos en el aire. Entonces, de repente, se escuchó el ruido de cadenas que resonaban sobre su cabeza, seguidas por el implacable abrazo de cuero viejo alrededor de sus muñecas. Los monjes se alejaron de Arsenio cuando impuso impuestos sobre el silencio profundo de nanoxia y su fuerza muscular, probando la calidad de las cadenas que lo sujetaban. Aunque arsenio estaba lleno de ansiedad, su libido era muy joven, tenaz y, lo peor de todo, ingenua. Encontró que la situación era bastante estimulante ya que su virilidad se inflaba de nuevo.

La sala se llenó rápidamente cuando los sesenta y seis de la orden entraron en la sala. Cuando los ojos de Arsenio se adaptaron a la oscuridad, pudo ver a los monjes comenzar a desvestirse. Se dio cuenta de que las cosas estaban a punto de ponerse un poco más serias y luchó con más fuerza contra los grilletes. Uno de los monjes más grandes se acercó a un gran carrete montado en el piso donde estaba anclado el otro extremo de la cadena. El hombre comenzó a girar el volante que tenía unido cuando un gran trinquete de hierro sonó. La cadena sobre Arsenio avanzó lentamente hacia el techo y las cadenas se apretaron alrededor de una lesión cerebral anóxica que causa sus muñecas. Segundos más tarde, su temor creció a medida que sus brazos se enderezaban hacia arriba, los músculos de sus bíceps se tensaban cada vez más. Sus brazos fueron estirados, levantando sus hombros hasta que tocaron la parte posterior de su mandíbula. Arsenio sintió que su torso se aplanaba mientras sus piernas bailaban tratando de mantener sus pies en el suelo. Y cuando la prueba de ansiedad social de las plantas de hoy soles comenzó a deslizarse sobre los duros bloques del suelo de piedra, la cadena detuvo su ascenso.

Y así fue durante los diecinueve días previos a la noche de la luna azul, y cada uno de los sesenta y seis monjes se turnó en la joven losa de músculos que colgaba en medio de su dominio profano. A medida que uno descargaba sus pasiones en el muchacho que se marchitaba, otro tomaría su lugar inmediatamente. Lo poco que arsenio consiguió dormir esos diecinueve días y noches fue cuando se desmayó mientras los hombres seguían follando su trasero y realizando otros actos pervertidos en su cuerpo. El cuerpo del niño fue sometido a una variedad de pruebas mientras estaba atado a cualquiera de las cruces, mesas o estantes a disposición del monje. Cuando el gallo de un monje no estaba tapando el culo de la definición de arsenio cerebral, los tapones de sus glúteos, los consoladores, los clubes y varias frutas y verduras de sus jardines continuamente sodomizarían al entusiasta muchacho. A Arsenio se le dio todo el cuidado que se le daría a un cordero de sacrificio, ya que lo regaron y lo alimentaron con frutas y verduras, algunas de las cuales se le habían usado recientemente. El cuerpo del niño ocasionalmente sería lavado y engrasado nuevamente para que los monjes comenzaran todo de nuevo. Y durante todos esos diecinueve días, Arsenio permaneció bajo la influencia de los aceites perfumados que cubrían su cuerpo; sonriendo felizmente mientras su ansiedad atacaba los síntomas dolor de cabeza polla se mantuvo duro. Mientras los monjes bombeaban su semilla por su hermoso trasero y su garganta, la semilla del joven fue sacada de él.

Justo después de que los rayos de color de la luz del sol finalmente se alejaron del cuerpo de Arsenio, todo el orden de los monjes desfiló en una sola fila. Cada uno llevaba un soporte alto con una sola vela encendida en la parte superior. Cada uno pasó por delante del joven suspendido y lo rodeó. Una vez que se había formado un gran círculo alrededor del niño, los hombres soltaron sus candelabros altos y cada uno sacó un gato o nueve colas de sus cinturones. El brillo de la luz de las velas reveló expresiones muy serias en sus rostros y la mirada asustada en los arsenios. Los monjes comienzan a cantar en un lenguaje que el niño no reconoció, excepto por pensar que hizo escuchar algo parecido en películas sobre demonios y posesiones. Mientras cantaban, un monje se acercó al niño balanceándose pacíficamente, excepto por un escalofrío, un miedo que ocasionalmente se agitaba en su cuerpo. Arsenio se preparó cuando vio al monje levantar su látigo en el aire y detenerse. El monje murmuró una breve oración y luego se quedó en silencio mientras enviaba a los gatos pequeños a la carne joven del niño. Arsenio gritó cuando las pestañas cayeron sobre sus bulbosos abdominales. Se sacudió violentamente alrededor mientras luchaba desesperadamente ansieux en anglais para liberarse. Cuando vio que el látigo volvía a entrar, trató de desviarlo con sus piernas musculosas, pero recibir las pestañas en los muslos dolía tanto.

Las sacudidas del monje y los gritos de Arsenio continuaron durante quince minutos y luego se detuvieron tan rápido como empezaron. Cuando el primer monje se alejó, Arsenio pudo recuperar el aliento mientras observaba el daño hecho a su cuerpo. Todas las huelgas dejaron su marca, mientras que algunas de las huelgas en su carne apretada habían abierto pequeños cortes. Suaves gotas de sangre serpenteaban por su cuerpo de revisión de nanoxia y silencio profundo y goteaban de sus dedos en el recipiente debajo de él. Una picadura aguda viajó por el culo de Arsenio enviándolo a otro coro de gritos. Intentó girarse para mirar al monje que se coló detrás de él, pero una flagrante palmada en la espalda le hizo perder el impulso. Y así siguió y siguió durante todo el día, una eternidad de dolor y un sinfín de azotes en su persona cuando cada monje tomó su turno hacia él. La carne del niño se abrió con cientos de pequeños cortes, cada uno de los cuales produjo un hilo de sangre que se unió a otros goteos de sangre hasta que hubo un escurrimiento saludable de sangre por su cuerpo. Para cuando el último monje había terminado con él, el muchacho se había desmayado hacía mucho tiempo.

Los monjes se reunieron alrededor de él una vez más. Como muchos de los monjes de anoxia al nacer que podían alcanzarlo en el círculo lleno de gente, pusieron sus manos sobre el cuerpo del joven. Los dedos se pusieron a trabajar hormigueando cada parte de su cuerpo, buscando puntos de presión específicos sin tocar sus genitales en reposo. A pesar de todo lo que había sucedido, el pene de Arsenio lentamente se convirtió en una polla de nuevo, su libido sobrevivió fuerte y aún indisciplinada. Los dedos del monje se movían por cada centímetro de la cabeza y el cuerpo de Arsenio, pero nunca tocaban su polla o sus bolas. La sensación fue abrumadora cuando el chico se arremolinó en el suelo y tiró de las restricciones que lo ataban. Y después de una breve eternidad de cientos de dedos bailando en su piel, el cuerpo de Arsenio se arqueó hacia arriba cuando los géiseres de esperma salieron de su enorme polla en dos oleadas abundantes y aterrizaron en su estómago. Los monjes se separaron y formaron un gran círculo alrededor del niño cuando reanudaron su canto; un canto que difunde una lesión cerebral isquémica hipóxica perseguía al muchacho agotado. A medida que se acercaba la hora de la medianoche, la luna azul avanzaba lentamente a la vista a través de la vidriera, y los cantos del monje se hicieron más fuertes a medida que el temor de Arsenio se hizo más profundo.