Gobernabilidad y riesgo de conflicto La visión desde Irak Instituto de Energía de Iraq Significado de la ansiedad mental en inglés

Su excelente colaboración abarca más de 800 estudios de ciencia política de la definición de anorexia y una serie de otros datos, que analizan lo que los autores identifican como los principales factores que llevan a la paz (o la falta de ella). Esto incluye niveles de democracia, derechos de las mujeres, sociedad civil, desarrollo de mercados libres, desarrollo institucional, educación, derechos humanos, inclusión política y participación estatal en la economía, entre otros factores. El libro es una lectura obligatoria para cualquier persona interesada en la fragilidad y el desarrollo del estado.

Irak se menciona brevemente en varios puntos, pero es interesante considerar iraq en el contexto de todos los hallazgos del autor, comenzando con su capítulo, mercados, desarrollo y paz.


Muchos están familiarizados con la cita, “cuando los bienes no cruzan las fronteras, los soldados lo harán” (atribuido al economista francés claude-frédéric Bastiat, pero posiblemente tomado de la obra de otto T. Mallery). Comenzando con una visión histórica de Adam. Smith y Kant, los autores amplían esto y es la situación opuesta, la ausencia de comercio y la globalización como predictor de conflicto. De hecho, durante gran parte de los años 80 y 90, Irak fue esencialmente aislado de la actividad del mercado libre cada vez más globalizada, una situación que pesó mucho en su estabilidad interna después de 2003.

Esto incluye barreras punitivas al comercio, como la burocracia compleja, las redes de patrocinio y la corrupción, que ha sofocado el espíritu empresarial genuino. Esto ha elevado el papel de los empleos del sector público, que no pueden crearse a una tasa que reduzca el desempleo. Combinado con la dependencia nanoxia ncore de los recursos primarios y la ineficiente participación estatal en la economía, los niveles de desempleo en Irak se han disparado, mientras que muchos aspectos económicamente estadistas del régimen anterior continúan vigentes.

Si bien el desempleo puede no ser la causa principal para que los hombres jóvenes se unan a grupos armados (más allá de la ideología, vea esta nueva investigación sobre el papel de las élites), no cabe duda de que los acuerdos económicos inflexibles en Irak han contribuido a la gobernanza disfuncional, aumentando la violencia. La perspectiva de un trabajo ha sido un factor importante para que los hombres jóvenes se unan a grupos armados, desde insurgentes entre 2003-2011 e ISIS (que se han aprovechado de los agricultores subempleados). Más recientemente, ha habido un esfuerzo difícil para consolidar el control gubernamental de los paramilitares políticamente alineados, que tienen el fuerte atractivo del empleo.

Podría decirse que la revisión de la literatura por parte de los autores se compara con la narrativa de la mala gobernanza sectaria. Podemos deducir que un problema importante es la falta de oportunidades para todos los jóvenes iraquíes, aunque el libro examina el otro lado del argumento: la falta de gobernanza inclusiva, que se examinará más adelante. La fortaleza de este libro es que tiene una visión holística de la fragilidad del estado, un enfoque altamente relevante para entender un país complejo como iraq.

En cuanto al comercio, el libro hace referencia a estudios importantes que vinculan el crecimiento económico con un riesgo reducido de conflicto armado y, a la inversa, hace referencia a una serie de publicaciones que correlacionan el ingreso per cápita bajo con el conflicto. Quizás inevitablemente, Paul Collier es altamente citado (ver el artículo de múltiples autores que rompe la trampa del conflicto) y concluye que el fracaso del desarrollo económico y el diagnóstico de enfermería para la encefalopatía isquémica hipóxica es una “causa raíz” del conflicto.

Si bien varios estudios han analizado el papel del comercio bilateral para crear vínculos entre las naciones y aumentar el costo de los conflictos, los autores analizan los estudios que muestran cómo un mayor comercio libre reduce el riesgo de conflictos internos. Una cita notable aquí es el ensayo de Barbieri y Reuveny, la globalización económica y la guerra civil, que describe cómo los estados que hacen más comercio internacional tienen menos probabilidades de experimentar la guerra civil.

“Muchos de los regímenes poscoloniales que llegaron al poder en África y Asia después de la Segunda Guerra Mundial adoptaron prácticas socialistas estatales y recursos económicos nacionalizados. Lo hicieron en nombre de la justicia y la igualdad, afirmando que los recursos pertenecen a la gente y deben ser utilizados para el beneficio social. “Los resultados fueron en su mayoría decepcionantes ya que los ingresos de las empresas nacionalizadas se derramaron en los bolsillos de los líderes autoritarios y sus patrocinadores nacionales y extranjeros, mientras que las personas en las regiones ricas en recursos fueron descuidadas y la ansiedad social empobrecida significa en hindi”.

Podría decirse que Irak no siempre tuvo esta experiencia. Hay períodos recordados con mucho interés en el prometedor crecimiento industrial y agrícola en los años 50 y 70 cuando los ingresos por recursos se destinaron al desarrollo. Por supuesto, esto rápidamente dio paso a la burocracia del gobierno bizantino, desmoronando las fábricas estatales dirigidas por leales al partido baath y más tarde (después de 2003) leales al partido político, drenando al país de fondos para servicios. Ahora vemos el impulso para despolitizar los ministerios a través del impulso de un “gabinete tecnocrático”, pero este esfuerzo debe luchar contra el rentierismo arraigado, que está bien descrito por los autores.

La cita anterior sobre la nacionalización hace bien en captar qué tan arraigados históricamente están estos problemas. Los esfuerzos de privatización se han estancado, incluida la prueba de ansiedad social pdf, la “revolución administrativa” baathista de corta duración de finales de los años ochenta, o los esfuerzos de inicio y parada posteriores a 2003 que se implementaron de manera deficiente o que se abandonaron. A pesar de los pedidos de un sector privado fuerte en la constitución de Irak, gran parte del legado del anterior modelo económico permanece.

Esto fue consagrado por la ley de reforma del sistema legal no. 35, 1977, que establece que la legislación debe apoyar el objetivo del gobierno de “la destrucción de los valores feudales, tribales y capitalistas que dificultan la marcha de la revolución hacia la construcción de la sociedad socialista”. Asimismo, la ley de transporte de 1983, que se mantuvo en el Los libros de algunos años posteriores a 2003 afirman que “el sector socialista lidera y guía la actividad de transporte”. En la práctica, estas leyes fácilmente condujeron a monopolios ineficientes y corruptos.

Los ministerios del gobierno iraquí tendrán que coordinar de manera mucho más efectiva para mejorar algunos de los indicadores en la facilidad de los informes comerciales del Banco Mundial. Eso implicará que los partidos políticos renuncien voluntariamente a una parte de su poder. Al hacerlo, aumentarían lo que los autores denominan “libertad de mercado”, según la definición de apertura económica del Instituto Fraser. Esta es una medida de amplio alcance, pero en general se relaciona con la capacidad de los ciudadanos privados para establecer negocios e invertir sin una interferencia gubernamental indebida, también mirando el entorno para que esto ocurra, incluidos los derechos de propiedad y el estado de derecho. El instituto fraser nota cómo es la libertad económica,

“Diferente tanto del socialismo de amigos como del capitalismo de amigos. Sus mercados están abiertos a todos, no solo a los ricos y poderosos. Los contratos de prueba de trabajo y trastorno de ansiedad van a aquellos con las mejores habilidades, no solo a los conectados. Los empresarios son libres de comenzar sus propios negocios sin enfrentar obstáculos innecesarios y corrupción. Un estado de derecho imparcial y regulaciones simples que permitan que la actividad comercial florezca y creen empleos y prosperidad son vitales para la libertad económica. Un gran cuerpo de investigación empírica ha encontrado que la libertad económica es clave para aumentar la prosperidad, particularmente entre las naciones emergentes “.

Los individuos prósperos crean empleos, la competencia reduce los costos de los iraquíes comunes, se crea una base impositiva, se obliga a la gobernanza a ser más responsable, se diversifican los flujos de ingresos, se aísla el país de los choques de precios de los productos básicos y se fomentan los vínculos entre las comunidades que comercian entre sí . Con el tiempo, la meritocracia desplaza el patrocinio. A nivel nacional, anoxia se refiere a que iraq ha hecho un gran progreso trabajando en los lazos comerciales con sus vecinos, pero la dificultad de hacer negocios dentro de iraq disminuye seriamente este progreso.

Sin embargo, los autores no argumentan sobre la eliminación de la regulación y la rápida privatización, una acusación dirigida a la autoridad provisional de la coalición de tratamiento de lesiones cerebrales isquémicas post hipóxica de 2003 en Irak. De hecho, concluyen el capítulo advirtiendo que la rápida liberalización en contextos frágiles puede ser peligrosamente perjudicial. Citan un estudio de la Universidad de los Estados Unidos sobre el milagro del desarrollo asiático, señalando la importancia de las decisiones de política pública, en particular con respecto a la política comercial y la educación, que ayudaron a impulsar la reducción rápida de la pobreza y una mayor paz en la región. Vea el artículo de IEI por evan toma para más detalles sobre este tema.

En este sentido, iraq debe trabajar en las estructuras de gobierno que facilitarán un comercio más libre y la capacidad institucional para apoyar el estado de derecho y las garantías legales para la libertad económica. Aunque no se analiza en el libro, de la investigación citada se desprende claramente que la democracia de Irak, aunque defectuosa, es un comienzo importante, pero como dejan claro los autores, la democracia será vulnerable a desafíos peligrosos sin un comercio más libre.