LA TERCERA HIJA jstansfeld anoxia cerebral después de un paro cardíaco

El doctor Lawrence Medford tenía cuarenta y nueve años cuando murió su esposa de veinticinco años. Habían transcurrido seis meses desde el diagnóstico hasta el fatídico día en que estaba con sus hijas en silencio observando cómo su simple ataúd rodaba detrás de las puertas del enterrador que conducía a una cámara de cremación. No mostró ninguna emoción, pero sus dos hijas de edad universitaria no compartieron su estoicismo y lloraron abiertamente. La sala de la funeraria, con alfombra roja, estaba fría, y los tres se estremecieron incluso cuando consideraron el calor de un horno detrás de las puertas implacables que se habían cerrado en su último enlace con su esposa y madre. Una de sus solicitudes de muerte por lesión cerebral isquémica hipóxica difusa fue que no debían tener un servicio conmemorativo oficial, por lo que su muerte pasó sin fanfarria y los dejó desprovistos de una sensación de cierre.


Lawrence recogió el ramo de flores solitario, un hermoso arreglo de rosas blancas, y lo llevó a su auto. Sus chicas lo siguieron. Si no hubieran sido tan infelices, podrían haber disfrutado del dulce aroma de las rosas mientras conducían a casa.

Unos días después, después de una lesión cerebral anóxica, su padre estaba en la plataforma de la estación de tren de Durham, acompañando a sus hijas a Londres para que pudieran recoger su vida como aprendices de arquitecto y abogado. Estaba contento, pero ligeramente sorprendido por sus éxitos profesionales e incluso se preguntó momentáneamente si había tenido razón al alejar a ambos de su vocación como pediatra. Su argumento era que la medicina necesita que sus practicantes estén al día, algo que, creía, era imposible si la mujer también es madre.

Después de que se habían ido dr. Lawrence Medford fue a su casa para abrazar su soledad invirtiendo su tiempo en medicina y jardinería. Mantuvo su casa grande de cinco camas y contrató a una ama de llaves para que cocinara sus comidas y la grave lesión cerebral axonal difusa mantiene la casa en funcionamiento. Era un soltero esbelto, de voz tranquila, guapo y varias mujeres, incluida su ama de llaves, intentaron captar su atención. Apenas se dio cuenta y no respondió porque estaba envuelto en su aislamiento y en sus recuerdos de su vida anterior, criando a su familia y hablando con su difunta esposa. Él no era uno para comprometerse con la autocompasión, aunque hubo ocasiones en las que cuestionaba la forma en que sus hijas se habían alejado tanto en una apariencia de abandono. Escribió sobre su soledad en su diario privado, pero se mostraba demasiado modesto para expresar sus sentimientos de anoxia villosa a cualquiera, incluidas sus hijas.

Un año más tarde, este hombre solitario se encontraba en la estación de tren de Durham a la espera de conocer a su nuevo residente, el pediatra en entrenamiento, que debía llegar en el tren de tres horas de Londres. Cuando entró en la estación, escudriñó ansiosamente a los pasajeros que descendían en busca de su contacto, pero todo lo que vio fue a un anciano caballero y tres mujeres jóvenes. Como era su costumbre, no mostró emoción mientras debatía internamente que esto no tenía sentido. Aquí estaba esperando para recoger a su nuevo residente de pediatría, y el joven no parecía haber llegado; Esto no fue un buen comienzo nanoxia ncore retro revisión. El sol brillaba en la plataforma, así que levantó una mano para protegerse los ojos, pensando que tal vez la luz brillante había interferido con su visión. Un silbato sonó, una bandera ondeó, y el tren salió de la estación. Ahora vio que la más pequeña de las tres jóvenes se acercaba a él con la mano extendida.

Afortunadamente, dr. Lawrence Medford tuvo una mente abierta durante pocas semanas, se dio cuenta del error de su concepción acerca de las mujeres en medicina. Él había juzgado mal a Aytana. Podría ser un tratamiento pequeño para la encefalopatía isquémica hipóxica y lucir joven con su largo y largo cabello negro, pero tenía la mente de un titán equipado con un excelente conocimiento médico. Su único problema era su timidez y falta de equilibrio. Trabajó diligentemente para aumentar su confianza en sí mismo y la ayudó a adaptarse a las costumbres y peculiaridades de la práctica médica en un hospital en el norte de Inglaterra. Pasaron tanto tiempo juntos, dos excelentes profesionales con un objetivo común, que desarrollaron una atracción mutua. Afortunadamente, sus roles como maestro y alumno en el tiempo de retención de tanques, junto con sus altos estándares morales y éticos, combinaron su relación personal en una similar a la de padre e hija.

Al final de su residencia, para deleite de aytana, la Dra. Lawrence Medford logró persuadir a la junta del hospital para retenerla como pediatra asociada a tiempo completo. Antes de ocupar su nuevo puesto, se tomó unas largas vacaciones en la India. Regresó con un esposo a cuestas y cargada de regalos, incluida una pintura india antigua de una caza de tigres como regalo especial para su mentor. El regalo lo abrumó. En toda su vida nadie, ni siquiera sus padres, su difunta esposa y sus hijas, le hizo un regalo tan preciado. Sus ojos se llenaron de lágrimas y sus manos temblaron cuando lo aceptó con un raro vistazo de sus sentimientos internos.

Tuvo influencia en la junta del hospital y encontró un puesto de residencia para el marido de aytana, raj, cuya capacitación médica estuvo dos años por detrás de la de su esposa. Observó a la joven pareja cuando se conocían y se adaptaban a la vida matrimonial. Él intervino para aconsejarle a Aytana que no fuera demasiado crítico o que interfiriera con la residencia de su esposo. La instó a que lo dejara formar sus propias relaciones, ansiedad severa, ataque que hacer.

El contenido de Aytana la vio crecer gradualmente en estatura, tanto profesional como físicamente, mientras llevaba el pelo más corto y más corto. Cuando fue hospitalizada con un caso grave de sarampión alemán, su visitante más frecuente fue al. Vino con gotas de nieve, libros, dulces, amor y noticias de las salas. Un año después, fue hospitalizada nuevamente después de un parto difícil que terminó con una cesárea. Al rápidamente se dio cuenta de que la definición de anorexia y bulimia wikipedia aytana se dirigía a la depresión posparto, habló con Raj y le sugirió que fuera a cenar con su esposa. Esto se logró con gran secreto. Raj llegó a la habitación de aytana con rosas rojas y un abrigo. Ella se metió en el abrigo. La acompañó al mejor restaurante de la ciudad, donde cenaron de lujo. Aunque instado por el personal del restaurante a quitarse el abrigo, Aytana sabiamente lo mantuvo puesto. El episodio con su elemento de subterfugio y amor sirvió para volver a encajar aytana en sí misma.

Los médicos nunca deben tratar a sus propias familias porque la familiaridad nubla la percepción, y así sucedió con aytana y raj. Para cuando su hija tenía siete meses, comenzaron a sospechar que algo estaba mal. Aytana que compartió todo con su mentor mencionó el plan de atención de enfermería para la encefalopatía isquémica hipóxica. Poco tiempo después, invitó a la joven familia al té de la tarde. Lo sirvió estilo inglés en su salón. Durante el transcurso de la ocasión, se levantaba periódicamente para jugar con el bebé, ofreciéndole varios juguetes y, en general, tratarla con la empatía con la que servía a todos sus pacientes. Cuando Aytana llegó al trabajo a la mañana siguiente, encontró un diagnóstico cuidadosamente escrito acompañado de cartas de presentación de los dos mejores especialistas del país que recibieron tratamiento con mioclono posthypoxic y trataron a niños con hemiplejía derecha. (La hemiplejia es una lesión cerebral irreversible de un lado, similar a un accidente cerebrovascular, que generalmente se presenta en el útero o se asocia con un parto muy difícil. Se manifiesta por parálisis en un lado del cuerpo y puede ser parcialmente mitigada por la terapia, especialmente si se administra a una temprana edad). Aytana entonces se dio cuenta de que su atención a su hija había sido para que pudiera evaluarla y hacer un diagnóstico.

Cuando Aytana y Raj compraron su primera casa, invitaron a todos a cenar. Llegó cargado de nanoxia profundo silencio de 120mm con el mejor vino. Admiró sus nuevos alojamientos, pero él mismo era un ávido jardinero, miró con tristeza su pequeño jardín, que no era un jardín, sino una parcela de enormes proporciones con maleza. El siguiente sábado llegó con una excavadora mecánica en el maletero de su automóvil y pasó todo el día desenterrando las malas hierbas y preparando el terreno. Su inversión estimuló a aytana y raj a hacer otro paso gigantesco en su asimilación a la cultura inglesa, y luego disfrutaron de su jardín tanto como cualquier pareja inglesa.

Cuando se retiró, instó a la junta del hospital a nombrar a Aytana como su sucesor. Lamentablemente, todavía defendían su antigua creencia de que la medicina no es una buena profesión para una mujer y no podía ver a su departamento de pediatría liderado por uno. Ella permaneció en su antiguo rol como segunda al mando y ella y raj se mantuvieron en estrecho contacto con al.

Cuando el ataúd del doctor Lawrence Medford entró en la cámara de cremación, sus hijas se pusieron a llorar y observar. Pensaron en él y en su distancia autoimpuesta, y dejaron que las palabras de aytana fluyeran sobre su tristeza y arrepentimiento. Sus palabras describían una cercanía y un amor que superaba su relación con su padre, ya que ella era, de hecho, su tercera hija lo que causa una lesión cerebral anóxica.