Todo va a estar bien Café con un disparo de fe convulsiones anóxicas en adultos

Que está bien extrañar a alguien. Porque extrañar a alguien significa que también hemos amado a alguien. Tenemos un agujero en nuestro corazón que duele porque esa persona habitaba un lugar en él, y ahora lamentamos el profundo silencio de la nanoxia por el vacío. Y está bien si su dolor fue breve, y si su dolor dura más. Está bien si extrañas a alguien que todavía está completamente vivo. Está bien.

Está bien tener grandes emociones. Como la ira. Como la tristeza. Como la frustración. Como la soledad. Dios nos hizo con esas emociones. Él también conoce a cada uno de ellos. Sintió enojo cuando vio el mal que había creado entre el mundo, lo suficiente para eliminarlos en los días de noé. Seguramente sintió tristeza cuando envió a su hijo a morir. Siente frustración por la tasa de supervivencia de lesiones cerebrales anóxicas cuando su propósito no llega a buen término porque el deseo terrenal se hace cargo y se toman decisiones equivocadas.


Él siente todo eso, también. Estamos hechos a su imagen. Él nos dio todas estas emociones para que entendiéramos la que quiere que utilicemos con más amor.

Está bien si no te las arreglaste tan bien con la anoxia cerebral para el tratamiento de esas grandes emociones de hoy, y reaccionaste de manera no tan gloriosa. Está bien si le gritas a tus hijos. Está bien si lloraste en tu cama bajo las sábanas. Está bien si entraste a Starbucks sollozando porque te entregaron el café equivocado, desesperado por una cosa en la wiki de lesiones cerebrales anóxicas para estar justo en tu día (mano levantada aquí). Eso está todo bien. Muéstrate la misma gracia que Dios te muestra y comienza de nuevo mañana.

En un mundo en el que es mejor lucir como si “estuviera pasando”, con una sonrisa enyesada, dejando que una “multa” grande y gruesa salga de su lengua, mientras que dentro de usted hay síntomas de trastorno de ansiedad social que están muriendo, tristes, solos, y luchando con emociones y pensamientos que incluso te asustan … mira, no podemos darnos el lujo de no buscar ayuda extra. Nuestras mentes, nuestros corazones y nuestras almas son síntomas de encefalopatía isquémica hipóxica demasiado valiosos.

Está bien si necesita llamar a un terapeuta. Está bien si necesita un poco de ayuda extra de una píldora. Está bien si necesita admitirlo, no “entiendo esto” y necesito ayuda. No te hace débil o menos hombre. No te hace menos “cristiano”. Hace saber a los demás que te valoras por seguir librando esta batalla que se está apoderando de tu mente y que estarás bien.

"¿Pero quién nos protege?"
Esa fue la prueba de ansiedad para adolescentes pregunta que hice. Después me había vuelto a sentir víctima del cruel comportamiento de alguien. Un niño, de hecho. Una vez más, desanimado por haber pasado varios años (e innumerables lágrimas) dedicando mi tiempo, talento y energía a ser luz y amor en medio de todo lo que era oscuro y malo en este mundo. Desanimado porque ahora me estaban burlando, riendo y rechazando una y otra vez por esos trastornos de ansiedad fóbica, icd 10, para quienes era mi vocación de proteger. A quien me importaba. Incluso los amaba como si fueran míos. ¿Quién me estaba protegiendo?

El me esta protegiendo Así como él protegió al que murió para salvarme. Quien sufrió más dolor que yo. Quien fue rechazado. Burlado Reirse de. Agotado por los que amaba. Quien decía seguirlo. Él me protege dándome descanso. Él me protege recordándome que en su palabra me recuerda cuán valiosa soy. Él me protege luchando por mí y junto a mí. Él me protege nunca dejándome, incluso si el mundo decide que soy una broma y me rechaza. Él me protege dándome todo lo que necesito, incluso en medio de mi sufrimiento. Aunque puede tardar un poco. Posee mioclono post anóxico. Él me sostiene. Él me fortalece. El me protege